“El contenido es el rey”. Esta es una frase que se repite hasta la saciedad entre los círculos de especialistas en marketing online (y lleva ya bastantes años escuchándose), pero muchas empresas todavía no se deciden a poner toda la carne en el asador y darle al content marketing la importancia que se merece en su estrategia digital. Lo que muchos no saben es que esto va más allá de esa frase con pinta de eslogan y que las reglas del juego han cambiado.

A medida que las nuevas tendencias tecnológicas han ido incorporándose, el consumidor ha evolucionado en sus hábitos y está mucho más empoderado. Esto ha conllevado grandes cambios en la manera en que perciben los mensajes publicitarios, la forma en que interactúan con las marcas y, sobre todo, cómo se informan de los productos que desean adquirir.

Por tanto, ante unos compradores mucho más exigentes y un entorno digital totalmente diferente, muchas técnicas tradicionales de marketing online ya no son suficientes para conseguir la ansiada venta, y es ahí donde entra en juego la estrategia de contenidos.

¿Pero qué es exactamente el content marketing?

El concepto ha sido acertadamente definido por el Content Marketing Institute como “un enfoque estratégico del marketing que pretende atraer y retener a una determinada audiencia ofreciéndole contenido valioso y relevante de manera consistente que le conduzca a una posible venta final“.

Por tanto, no se trata simplemente de publicar post o rellenar la web con textos promocionales sin ningún sentido. Ha de existir una estrategia detrás que haya definido el qué se va a crear, a quién irá dirigido, cómo se va a difundir y cuándo va a ver la luz. Y también se debe aportar un valor, algo que un cliente no pueda encontrar en una ficha de producto o una oferta promocional, algo que le haga conocer más y mejor lo que va a comprar y la marca que hay detrás.

Desde amplias reseñas de producto a publicación de testimonios o pequeños vídeo-tutoriales en Twitter. Todo puede tener cabida dependiendo de quién sea el cliente y lo que se le quiera transmitir.

Por ello, hay que saber no solo datos demográficos de la audiencia, sino sus hábitos, lo que les gusta, lo que les emociona. El contenido obliga a ir más allá.

Potenciales beneficios de una estrategia de contenidos

La aplicación del marketing de contenidos puede tener efectos positivos en muchos ámbitos, entre los cuales se pueden destacar:

  • Otorga información para favorecer la decisión de compra del cliente. Si se va a reservar un hotel, siempre se miran opiniones, se busca la ubicación o se quiere saber más sobre las instalaciones. Si el potencial comprador encuentra esto en las redes o web del hotel que le interesa, es más posible conseguir cerrar esa venta.
  • El contenido suficientemente atractivo siempre tiende a compartirse y, por lo tanto, a aumentar la visibilidad de la marca. Además, es la base para dinamizar tus redes sociales.
  • Te permite utilizar el storytelling para captar a a la gente desde la generación de emociones.
  • El buen contenido devuelve siempre feedback, lo cual nos puede servir para conocer mejor a nuestra audiencia y adaptarnos a sus preferencias.
  • Es uno de los pilares del SEO, ya que tanto Google como otros buscadores consideran el contenido de calidad como uno de los factores más determinantes.

El contenido es el presente y el futuro

Miles de empresas están ya utilizando las estrategias de contenidos para rentabilizar al máximo su presencia en Internet. No es cosa exclusiva de grandes compañías o de determinados sectores, el potencial reside en cualquier negocio. Si no sabes cómo enfocarlo o andas perdido, recurrir a un experto freelance en marketing y comunicación podrá ayudarte a sacarle el máximo jugo a tu content marketing.

You have Successfully Subscribed!

Share This