Este año 2020 es mi tercer año como emprendedora. Algún día te contaré los momentos buenos y no tan buenos que vivido en estos tres años y las diferentes claves que me han ayudado a poder crecer. Pero hoy quiero centrarme en la formación. La formación para emprendedores no ha sido la única clave que me ha permitido seguir creciendo y mejorar en mi negocio, pero si que es uno de los pilares básicos. Cuando trabajaba en el Grupo Planeta, una de las últimas empresas en las que formé parte de este Grupo, aprendía a diario sobre comunicación digital. El área de Formación y Universidades de esta empresa, con la que sigo colaborando a día de hoy, es muy potente y pionera en probar estrategias por lo que estaba en constante aprendizaje. 

En el momento de emprender sabía que no podía dejar de aprender a diario si no quería estacarme y quedarme atrás ya que quería ofrecerle a mis clientes siempre las últimas novedades y estrategias del sector y para ello tenía, no solo que conocerlas, si no que, en algunos casos, debía de haberlas implementado en mi marca para poder saber si funcionaban o no. 

A lo largo de estos años, me he ido encontrando con diferentes necesidades para mantenerme actualizada, afrontar los nuevos retos, mejorar mi forma de trabajo y, en definitiva, seguir creciendo. 

La primera necesidad que necesité cubrir fue la de cambiar mi metodología de trabajo. Cuando trabajas por cuenta ajena, normalmente cuentas con muchas fechas de entrega que tienes que cumplir sí o sí, y aunque a veces, se peca de reunionitis y tienes que atender en ocasiones a lo urgente y no lo importante, tienes unos tiempos que cumplir. Cuando eres emprendedora, esto no sucede, los tiempos te los pones tu y debes aprender a distribuirte el trabajo de otra manera. Al llevar tres meses de emprendimiento me di cuenta de que estaba cometiendo muchos errores: no me organizaba bien, estaba siempre pegada al teléfono con continuo estrés, no sabía decir que no a clientes que pedían demasiado… así que en la búsqueda por mejorar mi productividad me encontré con el curso Productividad Emprendedora de Isa y Juanmi, de Más y Mejor, y se convirtió en el primer curso en el que invertí. Lo cierto es que aunque lo compre en diciembre de 2017, no lo comencé a implementar hasta finales de 2018, debido a una situación personal que cobró más importancia: convertirme en mamá. Con este curso aprendí a organizar mis objetivos de forma trimestral, a crear objetivos smart, a medir a diario y a organizarme semanalmente. Sin duda marcó un antes y un después en mi forma de trabajo. 

En febrero de 2019, Juan Merodio, cliente con el que trabajo desde hace más de dos años, me propuso crear un curso de Instagram para los negocios. Durante más de un año ayudé a Juan a implementar su estrategia de instagram y crear contenidos, generar comunidad y crecer en este canal. Para hacer paso a paso el curso de manera optima y tener una ayuda para que nada fallara, adquiría el curso de Crea tu curso en 6 semanas de la Academia de Emprendedores Creativos de Lucía Jimenez Vida. Su paso a paso me ayudó, no solo a hacer el curso, si no también a organizarme para hacerlo en 6 semanas. 

En el mismo momento me di cuenta de que mi negocio estaba creciendo y que me faltaban conocimientos relacionados con el negocio empresarial y la facturación. Yo me formé en Comunicación Audiovisual en la Universidad de Burgos y aprendí mucho en este ámbito, pero ni el carrera ni el bachillerato, donde hice la rama de Ciencias Sociales, ni siquiera en los tres másters que he cursado, aprendí básicos empresariales. Por eso, después de investigar dónde formarme en este ámbito, sin tener una inversión muy grande y sin tener tampoco mucho tiempo, encontré The Power MBA. Esta formación está planteada de una manera que se hace muy sencilla de seguir para personas que ya se encuentran trabajando. Ofrece clases de 15 minutos y puedes aprender de empresarios y emprendedores líderes del mercado. 

Y llegamos a julio, momento en el que empecé a realizar una formación para emprendedores que realmente me cambió la visión de mi negocio y me ayudó a afrontar los nuevos servicios que quería poner en marcha para dar un paso más en mi crecimiento. Estoy hablando de la Academia de Consultores de Vilma Nuñez y el programa de Aceleradora de Negocio que realicé con ella y con José Villalobos al mismo tiempo. Con su ayuda, los programas de Consultoría Estratega Digital y de el programa The Content Lover han visto la luz.

Sin duda, dedicar 30 minutos al menos al día a seguir formándote y a estar al día de las novedades, será la clave que te ayudará a poder mantenerte al día en un sector como el marketing digital, tan cambiante y con tantas novedades que se deben conocer para ofrecer lo mejor a los clientes y también a tu propia marca.